Objetivo: que todos puedan disfrutar de la Zona Colonial

https://www.diariolibre.com/noticias/ciudad/objetivo-que-todos-puedan-disfrutar-la-zona-colonial-NX8110438

Cristina Francisco, de la Alianza de Personas con Discapacidad, no puede acceder al Pantéon Nacional por falta de rampa.(Marvin del Cid)

SANTO DOMINGO. La importancia dada al patrimonio cultural de un país cambia a lo largo del tiempo y en función del contexto social y económico. Pero esa importancia siempre evoluciona partiendo de dos principios fundamentales: el patrimonio se ha de preservar. El patrimonio se ha de conocer.
Estos criterios están relacionados de forma directa: para poder preservar hace falta conocer, para entonces valorar. Cuando se restringe la capacidad de visita de un atractivo cultural por motivos de conservación se desarrollan métodos alternativos para su conocimiento, pues se entiende que la población debe conocer y disfrutar este legado y en la medida que los individuos conocen su historia, su cultura, aumentan las probabilidades de preservación.
En el caso de permitir el acceso a determinados colectivos de personas, los parámetros conservacionistas del patrimonio encuentran una contradicción, ya que la adecuación de espacios para personas con discapacidad a veces implica grandes intervenciones. Estamos en el tiempo en que mayor importancia se concede a la preservación de nuestro patrimonio cultural histórico. La combinación de estos factores determina la necesidad de establecer puentes entre ambos fenómenos: las necesidades de divulgación y conocimiento del patrimonio y una realidad social en la que cada vez más personas con limitaciones funcionales pueden y tienen que acceder al conocimiento de ese patrimonio.
El concepto de accesibilidad en su acepción más amplia se refiere: conseguir que los espacios, objetos y monumentos del patrimonio estén al alcance de la forma más completa y amplía a todo tipo de personas, con independencia de sus características funcionales. Para conseguirlo es preciso adquirir un conocimiento que va más allá de las típicas intervenciones para suprimir un escalón o salvar una escalera. Este conocimiento se relaciona de forma íntima con el diseño original de las intervenciones dirigidas a la preservación, adecuación o mantenimiento de los bienes culturales, y por ello, bajo nombres como “diseño universal” o “diseño para todos” se tiene que incorporar al conocimiento básico de todos aquellos que son responsables de la transformación y puesta en servicio de los monumentos. Sólo una mejora de accesibilidad programada e insertada como una más de las intervenciones que se realizan para la mejora del patrimonio, y no sobrepuesta a ellas, puede ofrecer los resultados necesarios.
En el caso de la Zona Colonial, nuestra Ciudad Patrimonio Mundial, debemos ver la intervención a la que está siendo sometida como una importante oportunidad para que más personas puedan acceder a nuestro patrimonio. Pero para que pueda ser lograda de manera efectiva, hace falta tener el justo criterio para crear un estándar nacional, ante la carencia de una normativa local.